Guadalmedina teatro

Somos algo así como el Guadiana, igual desaparece que de pronto como de la nada vuelve a aparecer. 

Somos el mollete con aceite y tomate mañanero y la mosca cojonera que no te deja en paz en pleno agosto. 

Desde luego está claro que no se sabe nada de lo que somos, ya lo decía Sócrates. 

No perdamos el tiempo intelectualizando y vamos a la acción que de eso va el teatro.