Seguimos para bingo

Alfonsa, Lucía y Chon tienen setenta años, el colesterol alto y un sueño: robar el bingo de su barrio mientras lo juega nuestro público. Hartas de haberse pasado la vida trabajando y criando a unos hijos que ahora pasan de ellas, están preparadas para cambiar el bastón por el pasamontañas y conseguir un billete a su paraíso particular: Benidorm. Pero para ello van a tener que contar con la ayuda de Zaida, una joven descarada con contactos en el bingo y muchas ganas de huir del barrio. Tres señoras, un bingo y un robo a gran escala… ¿qué podría salir mal?